La casa Fernandini, más famosa y bella de Walter Weberhofer, de la serie de las primeras 8 casas construidas entre 1957 y 1958 (se construyeron 12 hasta 1960). La casa de Ana Fernandini de Naranjo, sintetiza los particulares arquitectónicos de Weberhofer, en lo funcional, lo estructural, el recorrido, la integración al terreno y el entorno, la plástica, la volumetría, el detalle; y lo que me parece lo más difícil, la tipología. Recuerda mucho a la famosa Fallingwater del arqutiecto Wright.

Walter Weberhofer mencionó alguna vez que Collantes le observaba que las casas de Santa Maria carecían de especialidad vertical, y no fue hasta que en Petro Perú finalmente pudo trabajar dobles y triples alturas. Esta particular vivienda costera, pareciera nacer desde las rocas, proyectando líneas horizontales, y con ellas, generando terrazas, aleros y una gran cubierta que se quiebra para captar vistas e iluminación.

Esta moderna residencia, propiedad de Ana Fernandini de Naranjo, recoge todos los elementos, con que trabaja Weberhofer, desde los de carácter funcional, hasta los que hacen que la casa se integre al terreno, pasando por ciertas volumetrías y detalles característicos del arquitecto. La planta del proyecto demuestra cómo la casa que nace desde las rocas del acantilado costero (con un lado de 5 metros aprox.), se va abriendo hacia la vista terminando con una larga terraza-balcón, de sólo 1,3 metros de ancho, que se asoma hacia las terrazas inferiores y hacia el mar (de 19 metros aprox.), cubierta por un llamativo envigado de hormigón armado, que aportan a la imagen de horizontalidad de la casa, y que ayudan a dirigir la mirada hacia el horizonte.

La cubierta color blanco, termina en este alero de vigas, de perfil de ala de avión, le entrega un carácter dinámico al quebrarse elevando los extremos, uno hacia las vistas, y el otro hacia la topografía, y luego como si fuera un papel que se va doblando, para adaptarse y cubrir el resto del programa. La estructura de hormigón armado, que se incrusta al acantilado, incorpora estas rocas a la arquitectura. Luego se abre, generando las distintas terrazas que se desplazan sobre el eje, diferenciando la Casa Fernandini de los roqueríos por la plástica rectilínea, pero que con sus otras características más plásticas (la cubierta y las escalas), se va adaptando a las facetas de las rocas del acantilado. Los recorridos de esta vivienda se hacen a través de escalas más orgánicas, una de caracol en el interior y otras que se adaptan al terreno en el exterior, a los lados de la vivienda organizada en general con sus servicios hacia atrás, pegados a las rocas, y los espacios de estar, como los dormitorios y el estar y comedor hacia el frente con la vista despejada hacia el mar. Uno de los dormitorios se encuentra horadada en la roca y tiene vista, a través de ella, al otro lado de la bahía

Las otras 7 casas que se hicieron entre 1957 y 1958 en Santa María del Mar, también muestran un perfil similar a los de este proyecto, identificando la arquitectura deWeberhofer en esos años. Sólo algunas siguen en pie y manteniendo el diseño original, otras han sido remodeladas y otras demolidas, para generar otros proyectos inmobiliarios en la costa.

Arquitectos: Walter Weberhofer
Ubicación: Santa Maria del Mar, Peru
Referencias: Archivo Walter Weberhofer ArquitectoLa Forma Moderna Latinoamérica,”América Latina: Una Arquitectura Atrevida – De la tradición, el presente-” Vision 10, 6 de Septiembre de 1963, Arquitectura de Casas
Año Proyecto: 1957
Fotografías: Walter Weberhofer, Ana Zacharias


José María Carrillo Rodriguez. Arquitecto CEO en Carrillo Arquitectos | Forma y Espacio.
Idioma