Arquitectos: Wiel Arets Architects
Ubicación: Urbanización los Monteros, Marbella, Málaga, España
Área: 650.0 metros cuadrados
Año: 2013
Fotografías: Jan Bitter

Equipo De Diseño: Wiel Arets, Bettina Kraus, Lars Dreessen, Dennis Villanueva, Carlos Ballesteros
Colaboradores: Paul Draaijer, William Fung, Johannes Kappler
Consultores: West 8, ABT BV, Cauberg-Huygen Raadgevende Ingenieurs BV, Nieto Sobejano Arquitectos S.L.

En Marbella, en la costa Mediterránea de España, los edificios vecinos a la Casa Medusa bloquean la vista al mar. Apropiadamente, se optó por una piscina voladiza en la casa del techo de la cual se puede ver el mar y la playa mientras que uno nada o toma sol. La casa se organiza entorno a dos vías de circulación: escaleras “rápidas” y “lenta” que se entrecruzan y atraviesan la casa en cuatro niveles. La escalera “rápida” lleva desde el exterior directamente al techo, se encuentra rodeada de vidrio que físicamente separa el interior de la casa, aún así se encuentra abierta a elementos exteriores, de esta forma la arena no entra a la casa cuando uno vuelve de la playa. La escalera “lenta” cuya larga huella, y corta contrahuella se extienden a lo largo de la casa, del primer piso hacia el techo; se encuentra en el interior sin embargo se abre a elementos exteriores, amplificando la capacidad interior de la vivienda.

 La piscina, de la casa Medusa, en la azotea se construye en un voladizo de 9m al sur poniente, hacia la cadena montañosa Sierra Blanca y pesa cerca de 60 mil kg. Equipada con un borde infinito, su agua se funde con el mar a lo lejos. Esta piscina tiene un piso con fondo de cristal y una ventana panorámica en su borde hacia el interior, los cuales son de 6 cm de espesor, este último permite a aquellos en la cocina ver a los que nadan, mientras que una tercera ventana ofrece a aquellos en la cocina ver el salón, cuya terraza se extiende debajo de la piscina. El ardiente sol Español se ve constantemente filtrado a través del vidrio y suelo de la piscina, creando ondas turquesas de reflejos iridiscentes en toda la casa. Como tal, la piscina puede ser vista y experimentada en casi todas las partes de la casa. Integrada en la piscina hay un banco bajo el agua, que remonta su longitud y también integra una cubierta para la piscina, para que no sea vista cuando la piscina está en uso.

Hay cinco habitaciones repartidas en la casa, dos para visita situadas en el sótano que mira hacia una extensiva terraza privada para exclusivas visitas. La escalera “lenta” lleva de la entrada principal hacia las habitaciones en el sótano, el cual permite que esta área de la casa sea utilizada como una entidad separada. La cocina, a lo largo de la fachada sur en el primer nivel, tiene todos los electrodomésticos integrados en un pasillo adyacente y perpendicular a ella. En el primer piso también se encuentra el sauna y baño de vapor. Un pequeño ascensor de servicio permite, por ejemplo, traer comida y bebidas desde la cocina, o de cualquier otro nivel, hacia la piscina en el techo y la terraza. La terraza en el techo es de gran tamaño y cuenta con una mesa de concreto diseñada a medida con un banco continuo a una silla angular reclinable. Los paneles de gran tamaño de vidrio se doblan como acordeón y son continuos al espacio de entretenimiento, cuando se abren, expanden numerosas áreas del salón aumentando casi el doble su tamaño. Todos los equipos de audio y vídeo de la casa como sus innumerables parlantes Bose se encuentran empotrados en los techos y paredes, el que los permite desaparecer dentro de su contexto. Ampolletas iluminan todos los pasillos y escaleras, así como bajo el agua dentro de la piscina, lo que garantiza el efecto de ondulación de sus reflexiones que reflejan través de su suelo y muros de cristal, el cual también se puede vivir en toda la casa durante la noche.

Tomando ventaja del sol español, la Casa Medusa es una expresión vanguardista de una lujosa vivienda; como la mayoría de sus fachadas se pueden abrir y sus escaleras se encuentran principalmente al exterior, las cambiantes fronteras entre el interior y exterior se ven curiosamente difuminadas.


José María Carrillo Rodriguez. Arquitecto CEO en Carrillo Arquitectos | Forma y Espacio.

 

 

Idioma