2013 Centro Socio Cultural en Reinosa

,
2013 Centro Socio Cultural en Reinosa

La intervención, del Concurso Centro sociocultural en la plaza de Abastos, se efectúa sobre los restos del antiguo Mercado Municipal de Abastos. Su superficie ocupada, ahora con los restos del mismo en ruina, es la totalidad del área de lo que se supone que es la plaza de Abastos.

La idea de proyecto parte de la recuperación de ese espacio como plaza y en consecuencia dotar a Reinosa de una zona como punto de reunión, exposición y actividades lúdicas interior/ exterior para sus habitantes, mayores y jóvenes integrándolo todo ello en la propuesta. El objeto es elevar el edificio sobre la misma para dejar la plaza libre, en la medida de lo posible y aprovechar la máxima superficie para un lugar de encuentro de la sociedad reinosana, especialmente de su juventud con una permeabilidad visual y suma fluidez de comunicación entre las calles que la rodean. Sobre la plaza se encuentra un volumen o edificio que es el centro sociocultural el cual alberga espacios co-working, aulas y/o salas de usos múltiples, totalmente adaptables/ampliables al espacio interior según las necesidades del centro. Salas de exposiciones o juegos interiores, así también otras exteriores para la difusión de las actividades propias del centro y cafetería, además de los servicios necesarios como aseos, almacenes y cuartos técnicos. Se ha previsto desde su acceso a la plaza, tanto en el exterior como en el interior del edificio un itinerario accesible con elementos adaptados para usuarios en sillas de ruedas.

 El edificio no es una decisión figurativa sin más, sino el resultado de una suma de circunstancias precisas, teniendo más que ver con la fuerza de lo inevitable que con un exceso de retórica formal y con este objetivo acepto todos los compromisos, convencido que la arquitectura no es simplemente una cuestión de ingeniería, sino una manifestación del espíritu, la imaginación y la poesía. La estructura principal del edificio, se apoya en el suelo, con unas grandes “patas” soportando el volumen del mismo; una de ellas bien visible desde su lado noreste y las otras integradas en la zona de cafetería y los núcleos de comunicación vertical. El Centro Cultural tiene 10 metros, de altura de cornisa, medido desde su rasante horizontal de la plaza hasta la cara inferior de su último forjado. 1.037 metros cuadrados (nivel 1 y 2) que se elevan del plano de la plaza” como si levitase” o se “apoyara de puntillas”, con todo el respeto de pisar la base donde se asentaba el antiguo mercado.

Para el proyecto se recurre a uso del hormigón armado; hormigón blanco como piel y gris en su estructura. El hormigón blanco que recubre el edificio, le da una piel tersa y satinada a la vez que dibuja sus formas blandas. Así pues, queda visto ante la plaza, un testigo de hormigón gris abujardado, con aspecto arraigado por el tiempo, presidiendo la plaza a pies del edificio. Con un grabado en su cara de una réplica a doble escala del “modulor” de Le Corbusier, símbolo como homenaje a la arquitectura, a esa misma que persiste desde los tiempos[1] que con la luz baña el espacio reconociendo la arquitectura como el alma encerrada en un cuerpo.

Se ha utilizado materiales conocidos aplicando diseños únicos como la perfilería de acero para los cerramientos de vidrio del centro sociocultural. La plaza esta solado con piedra caliza autóctona y modulada de madera radial con perfilería de acero encastrada en el pavimento para subrayar ciertos paños. La vegetación principal está formada por cuatro aboles autóctonos como el Arce Socomoro. Entorno a los mismos se encuentra un espacio abierto y público de unos 1.200m2 destinado a exposiciones exteriores, juegos de niños, paseo y descanso. La plaza se organiza a través de una serie de grandes aperturas en su pavimento en las que la vegetación de pequeño y gran porte nos dará sombra aprovechando sus bordes para situar las zonas de estar.

[1]

 

Habilidades

, ,

Publicado el

2 Mayo 2013

Idioma