--

Un amplio número de usuarios, cuando se encuentran ante la situación de cambiar de domicilio, se ven enfrentados a un gran número de gestiones y tareas que abordar de manera previa al cambio de vivienda para poder disfrutar plenamente de esta desde el primer momento en que se habite. Una de estas gestiones es la de activar los suministros energéticos básicos de luz y gas, pues si estos activos desde el primer momento, no se podrá disfrutar plenamente de la vivienda. Por este motivo, desde Selectra, en este artículo comentaremos los aspectos principales que se deben conocer para activar estos suministros de manera correcta, la documentación que será necesaria para poder solicitar el alta y el procedimiento a seguir.

Suministro de gas en la vivienda, ¿cómo solicitar el alta?

Para hacer efectiva un alta de gas, la vivienda debe presentar los accesos pertinentes hasta la red general de distribución, pues sin esta conexión, será imposible ser suministrado por este elemento en la vivienda.

De manera general, un amplio porcentaje de las viviendas en nuestro país presentan este acceso, puesto que las canalizaciones permiten el suministro a la gran mayoría de la población.

Una vez comprobado el acceso, será momento de analizar las oportunidades de contratación disponibles en el mercado energético, con la intención de poder encontrar la compañía de gas más barata para el suministro en la vivienda, teniendo en cuenta las demandas de energía que se presentarán en el futuro.

El siguiente paso será recopilar la información que demandará la empresa para gestionar el alta, siendo necesarios los siguientes documentos:

  • La dirección del domicilio en el que se quiere activar el suministro de gas.
  • Se aportará la documentación de la persona que solicita la activación del suministro, además de un medio de contacto de la misma persona y un número de cuenta bancaria donde efectuar los cargos asociados al consumo.
  • Se indicará el código de la instalación, un código numérico que diferencia las instalaciones, conocido como código CUPS.

Estos datos que demandará la empresa comercializadora escogida para el suministro, los traspasará a la compañía encargada de la distribución del gas, que tendrá que comprobar su veracidad, además, esta distribuidora, asignará la tarifa de acceso al gas que corresponda en cada caso, escogiendo esta tarifa de acceso en función de las estimaciones de consumo futuras de la vivienda.

Como resultado, los usuarios contarán con alguna de las siguientes tarifas de acceso:

  • RL.1, para las estimaciones de consumo más bajas, que no alcancen los 5000 kWh anuales, normalmente para los consumidores que solo demanden gas para el suministro de agua caliente.
  • RL.2, para consumos superiores al anterior, pero que no superen los 15000 kWh anuales, normalmente para usuarios que incluyan, además del agua caliente, servicios como la cocina o la calefacción por gas.
  • RL.3, para consumos especialmente elevados, que superen los 15000 kWh anuales de consumo, pero que no alcancen los 50000 kWh anuales.

Una vez la distribuidora autoriza el alta y se asigna una tarifa de acceso, se procederá a activar el suministro de gas, siendo esta gestión un proceso que puede demorarse entre unos cinco y unos siete días.

El coste al que los usuarios hacen frente a la hora de dar de alta el gas oscila entre los 72 euros en los casos más económicos, hasta los 235, dependiendo de la tarifa que asigne la distribuidora y de la ubicación del inmueble, pues los precios del alta varían entre comunidades autónomas.

Suministro de luz en la vivienda, ¿cómo solicitar el alta?

En el caso del alta de luz, al igual que sucede con el gas natural, podremos encontrar un gran número de alternativas disponibles para contratar, por lo que un correcto análisis tanto de las oportunidades de mercado como del consumo futuro de luz que se presentará, podrá ayudar a escoger la tarifa de luz que mejor se adapte a las necesidades de la vivienda.

Cuando se ha seleccionado finalmente alguna de las opciones, será necesario reunir los siguientes documentos para presentar ante la compañía:

  • La dirección del domicilio en el que se quiere activar el suministro de luz.
  • Se aportará la documentación de la persona que solicita la activación del suministro, además de un medio de contacto de la misma persona y un número de cuenta bancaria donde efectuar los cargos asociados al consumo.
  • Se indicará el código de la instalación, un código numérico que diferencia las instalaciones, conocido como código CUPS, en este caso el CUPS eléctrico.
  • Finalmente, se deberá indicar el valor de la potencia eléctrica que se quiere contratar, para lo que es muy recomendable un estudio previo de las demandas de luz. El valor de esta potencia debe ser aceptado por la capacidad de la instalación, que aparece recogida en el boletín eléctrico.

Esta información será entregada a la comercializadora de luz, que traspasará los documentos a la distribuidora para su comprobación, una vez validados los datos, se dará de alta la luz, suponiendo también un plazo de entre cinco y siete días desde que se aprueba el alta.

Los costes que debe asumir el consumidor que demanda el alta son los siguientes:

  • Coste del derecho de extensión: que equivale a 17,37 € más IVA por cada kilovatio de potencia que se demanda.
  • Coste del derecho de acceso: que equivale a 19,70 € más IVA por cada kilovatio de potencia que se demanda.
  • Coste del derecho de enganche, que equivale a 9,04 €.
Idioma